Consejos para proteger tu cuenta Gmail

El correo Gmail se ha popularizado completamente en los últimos años y es que gracias a él obtenemos puertas abiertas a todas las funciones que nos presenta el Dios Google. Sin embargo el hackeo está a la orden del día, entonces si te has decidido a leer este artículo conocerás muchas técnicas para blindar tu cuenta de correo electrónico en esta plataforma y así disfrutar de todas sus funciones de manera segura y confiable en tu experiencia de usuario.

Lamentablemente más de la mitad de la población en América Latina en algún momento de su vida ha sido víctima del hackeo de una de sus cuentas, y el correo electrónico es una de las herramientas más vulnerable para el ataque de los piratas informáticos.

A continuación voy a entregarte 7 consejos para que configures al máximo el sistema de seguridad en tu cuenta de Gmail y evitar el robo de información ante los ataques malintencionados en la web:

📄 Acá podrás encontrar lo siguiente 👉()

    CONSEJO 1: Activa la verificación en dos pasos de tu cuenta Gmail

    Ante el incremento de los robos de cuentas en el mundo virtual, Google introdujo en una novedosa función de seguridad que se ha extendido a muchas páginas web, en especial las que recaban información financiera, esto es la verificación de dos pasos.  Esta increíble herramienta de seguridad provee a tu cuenta una barrera más para lograr acceder a ella, de este modo cuando vayas a iniciar sesión, tras ingresar tu contraseña vas a recibir en tu celular un código de seguridad que debes suministrar a la plataforma. El truco de esta función es que si otra persona desea dar acceso a tu cuenta le será imposible recibir el código de números que llega por mensaje de texto directamente al número telefónico suministrado. Esta es la causa por la que debes entregar tu número de contacto al registrarte en el rey de internet Google.

    Ten en consideración que el mensaje con el código es enviado a sólo equipos móviles, en caso de extraviar el celular o perder el número puedes entregar otro contacto telefónico de respaldo para lograr acceder a tu cuenta de email. También tienes la opción de crear una contraseña específica que te permita el ingreso a tu cuenta, para ello no debes solicitar el código de verificación.

    En ocasiones la verificación de dos pasos puede resultar molesta, en especial si no estás acostumbrado a usarla, pero esta denominada barrera de blindaje es la manera más idónea de inyectar una seguridad infalible a tu cuenta de Gmail.

    Consejo 2: Bloquea los rastreadores de correo electrónico

    En muchas ocasiones nos hemos suscrito a la bandeja de correo electrónico de algunos boggers y páginas de empresas, desconociendo que estamos aceptando el rastreo de nuestro email. ¡No te alarmes a la primera! Pero este rastreo tiene la función para la empresa o el bloggero de reconocer las ocasiones en las que hemos leído el mensaje con la información que nos envían. Es preocupante y quizás después de haber leído esto, creas que se ha violado tu privacidad sin tu consentimiento, pero existe una solución:

    Puedes instalar en tu navegador una de las siguientes 3 extensiones más recomendadas, con estas herramientas podrás bloquear el mensaje sin dar información al emisor si ya leíste su mensaje o no. Ugly Email es una extensión que puede ser instalada en Chrome y Firefox. Free Email Tracking Blocker tiene la función de seleccionar a cual correo deseas brindar la información o el mensaje que deseas bloquear. PixelBlock es exclusiva de Chrome y automáticamente bloquea los rastreadores con un bonito icono.

    Consejo 3: Revocar aplicaciones de terceros

    A veces es más práctico ingresar a una determinada página web y abrir una cuenta usando la credencial de Google, sin embargo haciendo eso podemos comprometer nuestra cuenta a delitos informáticos de terceros, por ello lo mejor es que los accesos que ya no usas o simplemente los que no confías, deban ser revocados lo más pronto posible.

    Para revocar una aplicación de terceros acude a la página de permisos en tu cuenta Google y suspende el acceso de los lugares donde ya no pienses ingresar.

    Consejo 4: Verifica los registros de actividad sospechosa

    Cuando Google detecta una actividad inusual enseguida envía a tu bandeja de entrada un mensaje de notificación. La información suministrada te informa si se abrió tu cuenta de correo desde un dispositivo nunca antes utilizado o una ubicación desconocida.

    De forma manual puedes revisar los dispositivos, fechas, ubicaciones y horarios donde hiciste sesión en tu Gmail, para ello haz clic en el enlace “Detalles” ubicado en el lado derecho al pie de la página de tu buzón.

    Posiblemente consigas un registro inusual en un horario que coincide con tu uso frecuente del correo pero desde una ubicación distinta. Intenta recordar si fuiste tú quien uso el Gmail en la información que se muestra. Si finalmente determinas que no fuiste tú quien inició sesión en esa fecha, cambia tu clave de acceso. Algunas veces nuestro proveedor de internet cambia la ubicación desde el lugar que nos conectamos.

    Consejo 5: Usa bandejas de entrada compartida y no compartas tu contraseña

    Si trabajas en una organización y estás a cargo de una dirección de correo electrónico es casi seguro que alguno de tus compañeros requiera un tipo de información que esté alojada allí y deba ingresar a tu cuenta.

    Compartir la contraseña de correo nunca va a ser una opción muy confiable, pero puedes activar la función de bandejas de entrada compartidas con otra cuenta de correo electrónico.

    Con una bandeja de entrada compartida podrás invitar a cualquiera de tus compañeros de labor para que tenga acceso al correo que estás administrando directamente desde su propia dirección de email.

    En tu cuenta Gmail (en una computadora, ya que la función no se permite en el móvil) dirígete a la rueda dentada de configuración, selecciona “Ver toda la configuración”, seguido haz clic en la opción Cuentas e importación. Vas a leer una opción que te indica otorgar acceso a tu cuenta, activando allí podrás copiar los datos de la otra dirección Gmail que recibirá una invitación de acceso en su bandeja de entrada.

    Consejo 6: Observa los correos electrónicos que han sido enviados

    Ve a la estaña de correos electrónicos enviados y verifica si aparece una dirección de email desconocida con algún tipo de información que nunca antes hayas utilizado.

    A su vez también puedes verificar la lista de contactos que tienes a los que les hayas enviado un mensaje desde la plataforma, en caso de existir una cuenta desconocida inmediatamente cambia el acceso con la contraseña.

    Consejo 7: Verifica que el mensaje que recibes es seguro

    Cuando recibes un correo electrónico observarás que a un lado de la dirección de correo del remitente aparece el icono de un candado de color rojo. Esto significa que el mensaje que has recibido es potencialmente inseguro.

    Un mail con candado rojo indica que el mensaje no fue autenticado por el cifrado de seguridad del protocolo de la capa de transporte (TLS). Lo recomendable es no abrir este tipo de información (tratándose de que el remitente sea un desconocido). Si forma parte de tu círculo cercano, consulta a esta persona la información antes de abrir el mensaje.

    A modo de conclusión en la protección de tu cuenta Gmail

    Con estos sencillos pero efectivos pasos puedes estar seguro que tu protección en la cuenta Gmail será de calidad, pero tampoco ignores los mensajes que de un momento a otro te pueden aparecer de parte de Google. Recuerda que San Google es tu mejor aliado en la protección contra delitos informáticos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    En este sitio web utilizamos Cookies Más información

    Calendario 2021
    PDF | WORD | JPG
    GRATIS

    Adquiere este imprimible 100% gratuito solo por tiempo limitado